Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Archivo de artículos

Qué puede y debe aprender la sociedad, la política y las instituciones de una gestión de la pandemia que vulneró los valores de la bioética con sus mayores.
Ni el dinero ni la felicidad. Un reciente estudio atribuye que la verdadera fuente de felicidad son las relaciones humanas, sobre todo con la pareja e hijos y la familia de origen, muy por encima de los amigos íntimos.
Con esta iniciativa, Fundación Mutualidad Abogacía pretende contribuir a modular una sociedad integradora en la Nueva Longevidad, abierta a la promoción de sus derechos. La obra, pionera en nuestro país y en Europa, tiene como principal objetivo examinar los derechos y libertades de las personas mayores para ofrecer a la sociedad una visión de conjunto sobre sus necesidades normativas específicas.
En el último año y medio las personas mayores han ocupado muchos titulares en nuestro país. Y debemos añadir que “lamentablemente”, porque ha sido por una pandemia sanitaria mundial, que ha incidido principalmente en las personas mayores en general y a aquellas que viven en entornos residenciales en particular y de manera trágica, con cifras de personas fallecidas que nunca deberían haberse producido.
Una mayor esperanza de vida, la digitalización y proyectos vitales cada vez más unipersonales aceleran el aislamiento. Un sentimiento que adquiere rango de pandemia, pero también abre espacio a la esperanza con la irrupción de la economía de la soledad.
Poema de Antonio Garrigues Walker, miembro del Consejo Científico de la Escuela de Pensamiento de Fundación Mutualidad Abogacía.
La brecha digital de los mayores se acorta tras los meses de pandemia, pero muchos de ellos solo utilizan internet ocasionalmente y el 40% sigue sin haberse conectado nunca.
El diccionario de la Real Academia de la Lengua define el término vitalidad como “Que está dotado de gran energía o impulso para actuar o vivir”. También lo define como “perteneciente o relativo a la vida”. Sin embargo, la capacidad vital desde el punto de vista entendida exclusivamente biomédico es “la cantidad máxima de aire que una persona puede expulsar de los pulmones tras una inhalación máxima” que correspondería realmente al sumatorio de la capacidad inspiratoria más el volumen de reserva espiratoria. La capacidad vital pulmonar disminuye con el envejecimiento por la disminución de la elasticidad de los pulmones y de la caja torácica.
“Tener 90 años no significa que no puedes hacer nuevos amigos”, defiende Alberto Cabanes, fundador de Adopta un Abuelo.
Antonio ha contribuido de modo admirable y generoso al desarrollo de la Escuela desde su constitución, sus intervenciones en el Consejo Científico serán siempre recordadas como las de un humanista que entendía el proceso de envejecimiento no sólo como un proceso de fragilidad biológica sino como un periodo de la vida que requiere garantizar una dignidad plena.
El pasado 8 de agosto, se hizo público el informe del Grupo de Trabajo I del IPCC. Cambio climático 2021: Bases físicas, alertando sobre la situación del planeta debido al cambio climático. La evaluación de los 234 expertos de 66 países que han participado en la elaboración de este informe reafirman “la inequívoca influencia de la actividad humana en el calentamiento de la atmósfera, océanos y tierra”. Un cambio climático cuyos efectos no solo ponen en riesgo el planeta, sino también la salud humana.
¿La mayor esperanza de vida de la mujer debe ser considerada en las políticas de asistencia a mayores? Visto desde otro prisma: ¿una mayor longevidad femenina precisa de atenciones diferenciadas en la vejez?